Entwicklungsfähigkeit 1.1

Alpha 60: usted amenaza la seguridad de Alphaville.

Lemmy Caution: rechazo convertirme en lo que ustedes llaman normal.

Alpha 60: esos que ustedes llaman los mutantes forman una raza superior a los hombres corrientes a los cuales casi hemos eliminado.

Lemmy: inconcebible. Una raza entera no puede ser destruida.

Alpha 60: yo calcularé para que el fracaso sea imposible.

Lemmy: lucharé para que el fracaso sea posible.

Alpha 60: todo lo que yo proyecto será conseguido.

Lemmy: no esté tan seguro; yo también tengo un secreto.

Alpha 60: ¿Cuál es su secreto? Dígame Sr. Caution.

Lemmy: Algo que nunca cambia, de día o de noche. El pasado representa su futuro, que avanza en línea recta por tanto acaba cerrando el círculo.

“Desde ningún lugar a no-lugar… Alphaville está casi enteramente hecha de no-lugares arquitectónicos. La ciudad es una serie de parches de zonas de transición – corredores, escalas, oficinas, cuartos de hotel – libremente entremezclados con su característica firma – flechas, números, neones […]  pero el espacio narrativo que Godard esculpe a partir de detalles abstractos desde ambiente que construye es un laberinto, retorcido y misterioso. El cuarto de hotel de Lemmy puede parecer uno de los pocos lugares propios en el filme.” [1]

“La construcción de una ciudad de no-lugares sin encanto, de espacios que son  simplemente de paso, es una manera eficaz de representar una utopía negativa, ya que la palabra utopía, concretamente significa “ningún lugar” o un “no-lugar”. Pero Godard toma el inusual enfoque de sugerir que esta ciudad de no-lugares ya existe en el presente y, además, se encuentra en París, una verdadera ciudad con lugares específicos, enriquecidos con textura histórica y significado, grandiosos monumentos públicos y espacios personales exquisitos.” [2]

“Si un lugar puede definirse como lugar de identidad, relacional e histórico, un espacio que no puede definirse ni como espacio de identidad ni como relacional ni como histórico, definirá un no  lugar. La hipótesis aquí defendida es que la sobremodernidad es productora de no lugares, es  decir, de espacios que no son en sí lugares antropológicos y que, contrariamente a la modernidad baudeleriana, no integran los lugares antiguos: éstos, catalogados, clasificados y promovidos a la categoría de ‘lugares “de memoria”, ocupan allí un lugar circunscripto y específico. Un mundo  donde se nace en la clínica y donde se muere en el hospital, donde se multiplican, en modalidades lujosas o inhumanas, los puntos de tránsito y las  ocupaciones provisionales (las cadenas de hoteles y las habitaciones ocupadas ilegalmente, los clubes de  vacaciones, los campos de refugiados, las barracas miserables destinadas a desaparecer o a degradarse progresivamente), donde se desarrolla una apretada red de medios de transporte que son también espacios habitados, donde el habitué de  los supermercados, de los distribuidores automáticos y de las tarjetas […] Agreguemos que evidentemente un no lugar existe igual que un lugar: no existe nunca bajo una forma pura […] El lugar y el no  lugar son más bien polaridades falsas: el primero no queda nunca completamente borrado y el segundo no se cumple nunca totalmente: son palimpsestos donde se reinscribe sin cesar el juego intrincado de la identidad y de la relación. Pero los no lugares son la medida de la época, medida cuantificable y que se podría tomar adicionando, después de hacer algunas conversiones entre superficie, volumen y distancia, las vías aéreas, ferroviarias, las autopistas y los habitáculos móviles llamados “medios de transporte” (aviones, trenes, automóviles), los aeropuertos y las estaciones ferroviarias” [3]

 

[1] Darke, C. (2005) Alphaville: French Film Guide, Londres, I.B. Tauris & Co. Ltd. p.33
[2] Sanders, S. eds. (2008). The philosophy of science fiction film, Kentucky, The University Press of Kentucky, p.193
[3] Augé, M. (1996) Los No Lugares: espacios del anonimato, Barcelona, Gedisa, p.83-84
Advertisements