REconnecting dots 日本

Katsushika Hokusai (1760-1849)
Katsushika Hokusai (1760-1849)

Modernización (occidentalización) por mandato imperial; 30 de Octubre de 1890

“Imperial Rescript on Education”

Know ye, Our subjects:
Our Imperial Ancestors have founded Our Empire on a basis broad and everlasting and have deeply and firmly implanted virtue; Our subjects ever united in loyalty and filial piety have from generation to generation illustrated the beauty thereof. This is the glory of the fundamental character of Our Empire, and herein also lies the source of Our education. Ye, Our subjects, be filial to your parents, affectionate to your brothers and sisters; as husbands and wives be harmonious, as friends true; bear yourselves in modesty and moderation; extend your benevolence to all; pursue learning and cultivate arts, and thereby develop intellectual faculties and perfect moral powers; furthermore advance public good and promote common interests; always respect the Constitution and observe the laws; should emergency arise, offer yourselves courageously to the State; and thus guard and maintain the prosperity of Our Imperial Throne coeval with heaven and earth. So shall ye not only be Our good and faithful subjects, but render illustrious the best traditions of your forefathers. The Way here set forth is indeed the teaching bequeathed by Our Imperial Ancestors, to be observed alike by Their Descendants and the subjects, infallible for all ages and true in all places. It is Our wish to lay it to heart in all reverence, in common with you, Our subjects, that we may thus attain to the same virtue.
The 30th day of the 10th month of the 23rd year of Meiji.

“Este Edicto Imperial fue promulgado por el Emperador Meiji. Fue redactado por Motoda Eifu (1818-1891), un confuciano y mentor del Monarca, por Inoue Kowashi (1844-1895) y por Yamagata Aritomo (1838-1922), quienes también habían participado activamente en la redacción de la Constitución.

El Edicto Imperial de la Educación incorporaba los preceptos morales neo-confucianos del nacionalismo moderno, tratando de hacer de estos principios los fundamentos de la educación. Así, los niños eran enseñados a transmitir la gloria del carácter fundamental del Imperio, así como a captar y trasmitir las mejores tradiciones de los antepasados. Por lo que, era una inconfundible reacción frente a la rápida occidentalización del país y un deseo de retornar a la pureza del Japón.” [1]

A partir de la Era Meiji (1868-1912) los artistas japoneses han trabajado y luchado con las ideas de ‘arte occidental’ y las ideas de ‘arte tradicional’ japonés. Lacados, mamparas, el trabajo en metales, textiles y otras formas de arte que adornan lo cotidiano no eran vistas como ‘arte’ por occidente. Muchos se preguntaron ¿Qué es arte y qué no lo es? ¿Cómo hacemos ver al mundo que Japón y lo Nihonjinron crea arte desde hace milenios? El gobierno japonés participó de exposiciones en países occidentales, preparó exhibiciones en Japón y estableció escuelas de arte. Las obras de arte que se crearon a partir de este tiempo, singularmente, tendieron a concentrarse más en la individualidad, en expresar ideas individuales y/o personales a través del arte, algo que era inusual en el arte japones más tradicional donde lo comunal era ensalzado.

En la posguerra Hijikata Tatsumi y Ohno Kazuo dieron forma a lo que hoy se llama Danza Butō; una forma de danza-teatro japonés; nacida de la bomba atómica, del teatro Noh y Kabuki. Las formas de lo que algunos llaman ‘estéticamente placentero’ son rotas, se presta atención a lo rechazado, lo marginal. Quizás es una forma de revuelta tardía al edicto Meiji sobre educación, quizás es una forma actual de expresar disconformidad con lo superficial.

El sincretismo, utilizado en la formación de la religion Shinto, puede ser funcional a la forma en que el arte y las expresiones artísticas son tratadas en Japón. La inclinación por lo minimalista juega siempre con un polo de saturación de los sentidos. Lo extranjero puede adoptarse, se adopta, en tanto y en cuanto tenga un acabado, un barniz japonés. En la Danza Butō el elemento extranjero es quizás una raíz, o un rizoma, de danza expresionista alemana. No se ha de olvidar que también la restauración Meiji miró con mucha atención a bismarckismo alemán. El sincretismo que permite la via del Shinto permite mezclar ideas y también sedimentarlas, un ethos que trabaja en aquellas fuerzas de direcciones opuestas que mencionó en su día Claude Levi-Strauss:

“En las sociedades humanas hay simultáneamente a la obra, unas fuerzas que trabajan en direcciones opuestas: unas tendentes al mantenimiento e incluso a la acentuación de los particularismos, mientras las otras actúan en el sentido de la convergencia y la afinidad […] La humanidad está constantemente enfrentada a dos procesos contradictorios de los cuales, uno tiende a instaurar la unificación, mientras que el otro considera mantener o reestablecer la diversificación.” [2]

Bibliografía:

[1] M. Teresa Rodríguez Navarro, Rafael Serrano Muñoz (2008): La influencia del Bushidô en La Constitución Japonesa de 1889 y en El Edicto Imperial de La Educación de 1890, Nuevas perspectivas de investigación sobre Asia Pacifico. Granada, Editorial Universidad de Granada, no. 2, 239-253.

[2] C. Levi-Strauss (1952): Raza e historia, La question raciale davant la science moderne. UNESCO, Paris.

Advertisements